domingo, 6 de diciembre de 2015

El voto urbanita



El líder político se mueve mal en el campo. Su campaña está basada en parámetros y datos urbanos, el agro es un desconocido.

Legislatura tras legislatura, gobierne quien gobierne, el mundo agrario es la Cenicienta de los presupuesto, de las líneas de actuación, de la elección del titular de esa cartera, del conocimiento de los verdaderos problemas que aquejan a este campo español.

Al político urbano no le resulta cómodo el mundo rural. Por eso cuando aparecen por un pueblo, la única estrategia electoral que se les ocurre es jugar una partida de dominó.

Castilla y León es rural en la mayoría de su territorio y gana siempre el PP porque lo ha entendido. En cada pueblo, en cada rincón del extenso campo castellanoleonés hay un activo militante. La población rural de esta Comunidad es vieja, tradicional y conformista. Solo los jóvenes plantean una resistencia tenue porque la mayoría emigran ante las dificultades de encontrar un futuro decente ejerciendo de agricultor o ganadero.

En las pasadas elecciones municipales me quedó claro. Me llamó un alcalde de un pueblo porque quería afiliarse a Ciudadanos para presentar candidatura. Le dije que tenía que meterse en Internet, buscar la “pestaña” adecuada, imprimir los formularios, rellenarlos, escanearlos y enviarlos por mail a la sede en Salamanca….noté que a esa altura ya no respiraba. “Pero, ¿no hay otro sistema más sencillo? Es que solo mi señora sabe manejar el ordenador”, quedó en llamarme por la tarde. Le llamé al día siguiente y me confesó que ya se había  comprometido con el PP porque vino uno que le invitó a un vino en el bar y solo con el DNI y un papel lo había solucionado.

Insisto, el campo es un desconocido en los planes políticos de los partidos, a penas un párrafo diciendo que va a mejorar la situación del agricultor y haciendo énfasis en las ayudas de la PAC. La peor lacra de nuestro campo que ha acabado con el espíritu luchador y competitivo del empresario agrario.

Según el CIS, Ciudadanos no se comería una rosca en Castilla y León y es una pena, porque tenemos unos dignísimos representantes de la esencia Ciudadana, pero las normas de partido no les apoyan porque, como todos los demás candidatos y partidos, no saben desenvolverse en el mundo rural.



miércoles, 18 de noviembre de 2015

Para los que dicen "Je suis Paris"

Para los que dicen "Je suis Paris". Tu que vas a ser Paris!!! Paris es esa ciudad donde la gente salió de un estadio evacuado cantando el himno nacional, el que aquí abucheamos. Paris es esa ciudad donde los periódicos hablan de guerra sin tapujos, donde el Presidente socialista promete una respuesta sin piedad "impitoyable". Paris es la capital de un país que considera su libertad y sus valores algo mucho más importante que su miedo. Tu que vas a ser Paris!!!!

jueves, 12 de noviembre de 2015

Ciudadano Rivera



Una vez me excedí en el jabón de la lavadora, la espuma creció y creció y desbordó la puerta e inundó el suelo de la cocina. Tras muchos enjuagues pude dominar aquel exceso pero la ropa salió mal lavada…

Un partido político nace en el sueño de una persona concienciada, con vocación de servicio y deseos de mejorar la sociedad en la que vive. Pero un partido político crece siempre asimétrico, deforme, en todas direcciones sin armonía. Cuanto más deprisa, más anomalías.

El mal de un líder político es no saber elegir su equipo y el mal, si llega a gobernante,  es caer en un aislamiento maliciosamente propiciado por su guardia pretoriana. A más crecimiento más riesgo de no controlar los eslabones más bajos de la cadena de mando.
Los pequeños ambiciosos encuentran el hueco y de amigos en amigos van trepando los caciquillos de provincias, de municipios y demás órganos de poder.

Así, el líder que inicia su andadura creando un partido en el que todos sueñen su sueño de servicio público y regeneración democrática, no se da cuenta que ya está infiltrado por la peor ralea de ambiciosos de la silla pública.

Él ha podido crear un meticuloso código ético, tres escalones más abajo se lo han saltado a pídola. Por cumplir objetivos se acepta morralla, se apoya al rechazado de otros partidos, se admite al incompetente. Y ya está. Ya es un partido político como todos.

En breve tiempo se tendrá que enfrentar a escaramuzas de grupúsculos provincianos, a desencantados porque no han conseguido "colocarse" y aquel sueño de honestidad, de entrega generosa a la ciudadanía se disuelve en miserables ambiciones personales.

Mientras, en la cúpula miran extasiados el crecimiento, cifras, cuotas de poder y elaboran estrategias se olvidan que allá lejos, en aquella provincia o municipios les han concedido su "marca" con inconsciente frivolidad a aquellos que se hacen visibles porque han sabido trepar o lamer. Y otros, valiosos, honestos, incapaces de jugar juego sucio, con experiencia, con sensatez, con verdadera convicción de los principios del partido, se quedan olvidados o rechazados precisamente por reunir los valores escritos en las tablas de la ley del partido, no tener ambiciones personales y si caudales de vocación de servicio.

El líder gana votos pero ya no manda. El poder está en manos de sus "fieles" subordinados y puede que gane unas elecciones, pero el ciudadano tendrá que vérselas con los cretinos que detentan el poder de la organización, la delegación, la  representación.

Todo esto me tiene muy preocupada. Empieza a dar vergüenza decir que perteneces a Ciudadanos en esta Comunidad.  Ciudadano Rivera, posee las virtudes más intrínsecas en un líder pero la espuma de su partido anda por aquí desbocada, saltando sobre los principios jurados y dando un ejemplo deplorable de arribismo e intereses personales.


Ana de Rojas Pardo-Manuel de Villena

La Gaceta de Salamanca

jueves, 23 de julio de 2015

Cuando Franco....

Cuando Franco venía a Salamanca, se instalaba en casa de algún terrateniente amigo, cazaba y se marchaba. No pisaba la ciudad ni la provincia. Recibía en la dehesa en la que se había alojado y punto.

Una vez vino a Ciudad Rodrigo para una reunión con el Presidente de la República Portuguesa, se instaló en el Parador. Mi padre fue a saludarle, Franco le dijo: "hombre Montarco, estoy en sus tierras". Eso era lo más expresivo y "simpático" que daba de sí el Generalísimo. Alguna vez he pensado que sufría de misoginia o de inseguridad patológica.

Es común en los dictadores y en los malos gobernantes aislarse, escuchar solo las voces "palmeras" de los suyos e ignorar la realidad del ciudadano. Por eso duró tanto.

Adolfo Suárez, siendo Presidente del Gobierno de España, vino a Ciudad Rodrigo acompañado de nuestro paisano Salvador Sánchez -Terán, de Gutierrez Mellado y Manolo Delgado. El Presidente cenó en El Rodeo, jugó al mus en el Conde Rodrigo, paseó las calles de la ciudad, charló con la gente, se informó de cómo era la vida en esta comarca, se interesó por lo que se podía hacer por ella  y se fue dejando un gratísimo recuerdo.
Por eso duró tan poco.

El mal de un líder político es no saber elegir su equipo y el mal, si llega a gobernante,  es caer en un aislamiento maliciosamente propiciado por su guardia pretoriana. A más crecimiento más riesgo de no controlar los eslabones más bajos de la cadena de mando.
Los pequeños ambiciosos encuentran el hueco y de amigos en amigos van trepando los caciquillos de provincias, de municipios y demás órganos de poder.

Así, el líder que inicia su andadura creando un partido en el que todos sueñen su sueño de servicio público y regeneración democrática, no se da cuenta que ya está infiltrado por la peor ralea de ambiciosos de la silla pública.

Él ha podido crear un meticuloso código ético, tres escalones más abajo se lo han saltado a pídola. Por cumplir objetivos se acepta morralla, se apoya al rechazado de otros partidos, se admite al incompetente. Y ya está. Ya es un partido político como todos.

En breve tiempo se tendrá que enfrentar a escaramuzas de grupúsculos provincianos, a desencantados porque no han conseguido "colocarse" y aquel sueño de honestidad, de entrega generosa a la ciudadanía se disuelve en miserables ambiciones personales.

Mientras, en la cúpula miran extasiados el crecimiento, cifras, cuotas de poder, elaboran estrategias y se olvidan que allá lejos, en aquella provincia o municipios les han concedido su "marca" con inconsciente frivolidad a aquellos que se hacen visibles porque han sabido trepar o lamer. Y otros, valiosos, honestos, incapaces de jugar juego sucio, con experiencia, con sensatez, con verdadera convicción de los principios del partido, se quedan olvidados o rechazados precisamente por reunir los valores escritos en las tablas de la ley del partido, no tener ambiciones personales y si caudales de vocación de servicio.

El líder gana votos pero ya no manda. El poder está en manos de sus "fieles" subordinados y puede que gane unas elecciones, pero el ciudadano tendrá que vérselas con los cretinos que detentan el poder de la organización, la delegación, la  representación.

Y ellos le aislarán y distanciarán

Le dedico este artículo a mi amigo Liduvino Barbado Sánchez, un ejemplo de honestidad y valía.

Ana de Rojas

 




martes, 10 de marzo de 2015

Ser mujer, ¿Lobby o Ghetto ?

La realidad es que ser mujer parece, por sí mismo, un ghetto, luchando aún por reivindicaciones sociales.

Una sociedad que, aparentemente, le cerraba o dificultaba el acceso sus derechos más esenciales como el voto, el trabajo, la independencia económica y lucha hoy en día por su reivindicación a participar en los altos puestos directivos empresariales, al toreo, al futbol o la política.

Y por si quedaban dudas, nos dedican un día!!!, cómo a las mascotas.

Pero yo creo que en esa lucha social moderna hemos olvidado nuestra verdadera posición. Hemos dominado el núcleo familiar y por ello la estructura social pero no hemos sabido sacarle rendimiento a ese dominio en un Lobby como sí han hecho los hombres. He aquí unos ejemplos históricos:

Cleopatra VII (69-30 a.C.) fue la última reina del Antiguo Egipto. A su llegada al trono, se vio obligada a defender Egipto luchando contra la expansión del Imperio Romano.
Boudica (Siglo I) fue la mujer que consiguió organizar a todas las tribus británicas y vecinas para que se levantaran en contra de la opresión del Imperio Romano.
Juana de Arco (1412-1431) pasó a la historia por que a la edad de 17 años convenció al rey Carlos VII de expulsar a los ingleses de Francia
Catalina la Grande (1729-1796) ha pasado a la historia por ser uno de los mejores políticos del siglo XVII.
 Mary Wollstonecraft escritora y filósofa inglesa que pasó a la historia por su libro titulado “Reivindicación de los derechos de la mujer”.
Ada Lovelace (1815-1852) hija legítima del poeta inglés Lord Byron, es conocida por ser pionera en el campo de la programación y computación gracias a sus escritos sobre la manipulación de los símbolos
Susan B. Anthony (1820-1906) líder del movimiento estadounidense de los derechos civiles de los trabajadores, jugando también un papel esencial en la lucha por los derechos de la mujer.
Florence Nightingale (1820-1910) una de las pioneras de la enfermería moderna, así como la creadora del primer modelo conceptual de enfermería, que defendía la necesidad de un entorno saludable para la mejora de los pacientes.
Marie Curie (1867-1934) química y física polaca pionera en el campo de la radiactividad. Pasó a la historia por ser la primera persona en recibir dos premios Nobel.
Simone de Beauvoir (1908-1986) filósofa y novelista francesa que a lo largo de su vida escribió varias novelas y ensayos sobre temas filosóficos, políticos y sociales.
Benazir Bhutto (1953-2007) Pasó a la historia por ser la primera mujer que ocupó el cargo de Primer Ministro en un país musulmán, habiendo dirigido Pakistán durante dos legislaturas.

¿Son excepciones?, por supuesto, al igual que los hombres. No todos tienen capacidades intelectuales ni inteligencia para destacar. Pero ellos supieron apoderarse de las estructuras sociales y económicas y relegar a la mujer a segundo plano. No sé en que momento, pero no en los albores de la humanidad por que entonces había total igualdad de funciones en pro de la supervivencia de la especie.

En toda mi vida no me he sentido mujer, si ello se aplica a discriminada, salvo cuando lo he permitido. Por lo tanto la culpa es mía por no haber, en esas ocasiones, superado con confianza en mi misma la presión del lobby masculino.

Permitimos el ghetto cuando admitimos la estúpida “paridad” en los partidos políticos, cuando escucho la terrible frase: “Tenemos que poner mujeres”…como si tuviéramos que poner jarrones de flores porque queda más bonito o políticamente correcto. Me cruje todo mi ser. Oigan, que a lo mejor no tenemos mujeres aptas para esa opción como tampoco todos los hombres que están son aptos.

Y sí, somos un Lobby todo poderoso pero aún no hemos sabido ponerlo en marcha.

Ana de Rojas




















sábado, 28 de febrero de 2015

Caín y Abel eran de Guadapero

Este no es un relato Bíblico, es una historia real dedicada a mi amigo Martín Vicente Gilque agoniza en el Módulo de enfermería del Centro Psiquiátrico Prisión de Foncalent.

Abel vivió toda su vida en el pequeño pueblo de Guadapero donde todos le querían por ser inocente y bueno. Y él era feliz ayudando a todo el que lo necesitaba sin guardar rencor a las palizas, el hambre y el mal trato sufrido desde su más tierna infancia. Este mal trato tuvo como consecuencia una deficiencia (oligofrenia) producida por el abandono y la falta de estímulos intelectuales. Pero Abel era habilidoso en todos los quehaceres y trabajador.

Tenía un padre brutal con él, según los relatos de sus vecinos y familiares. Pero Abel creció por milagro de la naturaleza fuerte y sano. A edad joven se le incapacitó y se convirtió en rentable por percibir dos buenas pensiones. Tenía una hermanastra claramente deficiente a la que también se incapacitó y también pasó a percibir una buena pensión. De este modo Abel y su hermanastra se convirtieron en codiciadas rentas equivalentes a varias vacas o un buen rebaño de ovejas.

Muerto el padre y tutor de ambos, quedan sin tutoría oficial, pero la toma, a título oficioso el hermano Caín. A partir de ese momento, éste les administra.

Pasan los años y Abel y su hermanastra viven cada vez en condiciones más penosas. La casa se deteriora, no tienen cuarto de baño ni agua caliente, no tienen el mínimo confort pero ellos están agradecidos a las caducadas provisiones que Caín les trae de vez en cuando, porque no conocen la avaricia, ni la maldad.

Abel recibe cuidados de todo el pueblo, le invitan a comer, le bañan y afeitan y le encargan trabajos que le gratifican con sus dos pequeños vicios: el tabaco y el vino.

Es compulsivo y cuando puede no se controla con ninguno de sus dos vicios. Podría decirse que es un “borrachín eventual” pero no un alcohólico, ya que no tiene recursos para beber ni fumar todo lo que él quisiera.

Su conflictiva relación con su hermanastra, con la que se pelea continuamente avoca, un desgraciado día, en una agresión que lleva a la hermana al hospital y a Abel al calabozo.

A esto le sigue un juicio y Martín es condenado a dos años de prisión. La intervención de Fiscalía y su abogado de oficio hacen que la Juez le cambie la prisión por unas sesiones de terapia y un tratamiento para su alcoholismo.

¿Porqué si Abel no es alcohólico? Porque esto es lo que ha afirmado Caín en la visita al Forense. Así pues, queda pendiente de dicho tratamiento.

Pero nadie en el pueblo sabe de dicha sentencia, por lo que nadie en el pueblo se ofrece a llevar a Abel al Consultorio para cumplir su sanción como hubieran hecho de haberlo sabido. Caín se ha guardado la información sabiendo las graves consecuencias. Y así, pasados dos años, la Juez viendo que no se ha cumplido el tratamiento, revoca este y da orden de ingresar a Abel en prisión.

El pueblo entero, sin excepciones, firma una carta dirigida a la Juez y al Director de la Prisión de Foncalent. El Ayuntamiento de Serradilla del Arroyo y el de Guadapero aúnan esfuerzos para conseguir la excarcelación de Abel. Durante seis largos meses, con la total colaboración de un abogado amigo y el de oficio, de vecinos funcionarios de prisiones, en definitiva, de muchas almas buenas, se lucha por el inocente.

Todos saben que la prisión es una condena a muerte para Abel. Un hombre sencillo que es feliz en su precioso campo que recorre sin cansancio disfrutando de la libertad en la naturaleza. Él no entiende que ha pasado y su sufrimiento por la pérdida de la libertad y del estilo de vida que ha llevado hasta entonces sin conocer otra, le conducen al hundimiento moral.

Eso incide gravemente en su estado físico y el cáncer asesino agazapado, aprovecha la situación para apoderarse del organismo de Abel.

A Caín no le ha hecho falta una quijada de burro para asestarle el golpe mortal a su hermano. Ha bastado un sutil plan de negligencia intencionada.

Ya es tarde, solo nos queda traer a Abel cerca de nosotros para darle todo nuestro cariño en sus últimos momentos que van a ser de terrible sufrimiento, según predicen los médicos.

Caín, en el relato Bíblico, al ser interrogado por Dios de qué había hecho con su hermano respondió: “No se nada, ¿acaso soy yo el custodio de mi hermano?”. Fue castigado con la maldición de Dios para él y sus descendientes a vagar por el mundo llevando una marca para que todos supieran lo que había hecho.

Amigos, ya no me quedan lágrimas para llorar este fin cruel y adelantado de mi amigo Abel, en este mundo real mi amigo Martín Vicente Gil de Guadapero.

Ana de Rojas