sábado, 25 de febrero de 2017

¡Me han echado de Ciudadanos!

¿Por qué?
Por morosa recalcitrante, por pobre.

Oigan y es que yo soy de un natural optimista. Sabía que estaba en deuda con mi cuota de afiliada porque no me habían dejado votar en el último proceso electoral interno, pero pensaba que algún día le dedicaría un rato a hacer alegatos en mi favor para que me perdonasen la cuota pero nada, han sido más rápidos que yo.

Y me pregunto: ¿cuantos afiliados tiene Ciudadanos de setenta y cuatro años que viven de pensión no contributiva? la verdad, me da curiosidad pensando en la excepción a la regla y pensando sobre todo en mi contraprestación a la causa.

Como soy anciana activa, les cuento que desde que mi amigo Liduvino Barbado me comunicó que UPS se integraba en Ciudadanos y que por lo tanto yo era desde ese momento Ciudadana, (y ya saben que yo sigo a mi amigo donde vaya porque le admiro mucho y le considero una especie en extinción dentro del mundo político), así que me quedé encantada porque también me gusta un montón Albert Rivera y me puse al tajo.

Hay que ver lo que me moví en las municipales aunque no me presenté en estas a la alcaldía de mi pueblo. Hice mitin, repartí carteles, me trabajé un vídeo para las reuniones, escribí, hablé...estaba en modo turbo encantada con mi partido.

A partir de ahí cada vez que me han hecho una entrevista he declarado orgullosa mi afiliación política y he presumido de ser Ciudadana en todos mis escritos...

¡Pues vaya palo!. Pues ahí me quedo. Me quito la pulsera naranja, guardo las camisetas y a partir de ahora voy de gris. Con la libertad de ser amiga de Chicho, de Lidu, de Luis y de todos los que hacen buena labor en beneficio del partido de mi corazón político.